Demanda Federal Contra Impuesto al Votante de Georgia

By Editor | El Nuevo Georgia | April 16, 2020

Share on print
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Woman using voting machine

La puja por los derechos del votante en Georgia tiene una historia de vieja data y los problemas parecen no tener soluciones inmediatas.

El Nuevo Georgia News

 

 Para este próximo 24 de abril a las 10:30am fue fijada la fecha de la audiencia por parte del Tribunal del Distrito Federal, en relación con la Moción de Orden Preliminar que la Unión Americana de Libertades–ACLU de Georgia, solicitó en su demanda desafiando la constitucionalidad de exigirle a los votantes del estado, que compren estampillas postales al enviar sus aplicaciones para la solicitud de sus papeletas electorales en ausencia.

 

Por qué la demanda

ACLU de Georgia interpuso una demanda federal en representación de Black Voters Matter, objetando la constitucionalidad de hacer que los votantes compren estampillas postales al tramitar por correo la solicitud de boletas electorales por ausencia y al enviar por correo dichas boletas.

“Esto es semejante a un impuesto electoral”, dijeron los querellantes.

El secretario de estado de Georgia envió a mediados de marzo a los hogares donde hay votantes registrados, el formulario oficial para solicitar las boletas electorales en ausencia debido a la emergencia por el Covid-19, pero a diferencia de otros trámites oficiales, en el sobre que el votante debe regresar, el importe de correo no está pagado y se exige colocar una estampilla para ser procesado.

“El reclamo legal es claro; la Constitución de los Estados Unidos prohíbe los impuestos electorales.

El franqueo postal cuesta dinero. Los funcionarios electorales obligan a los electores de Georgia a pagar franqueo, lo que equivale a un impuesto electoral. La pandemia del COVID-19 ha hecho poco realista para muchos votantes -sino es que para todos- el emitir su voto en persona; el Estado prácticamente está forzando a los votantes a pagar para poder participar en nuestra democracia”, dice la demanda.

En ese sentido los demandantes buscan un mandato preliminar que ordene a los funcionarios electorales proveer sobres postales prepagados para las solicitudes de boletas electorales por ausencia y para el envío de estas.

“Los funcionarios electorales saben cómo hacer esto, porque la ley les ha requerido proveer sobres de devolución con franqueo prepagado para otros propósitos”, advierten.

La puja del voto sigue

La demanda habla sobre los electores históricamente marginados quienes viven con un presupuesto limitado y no tienen acceso a recursos que la gente más adinerada da por hecho.

“Muchos votantes de bajos recursos no cuentan con estampillas postales. Ellos ya no necesitan usarlas o nunca las han necesitado. No podemos esperar que ellos se expongan innecesariamente a la pandemia sólo para conseguir estampillas postales y poder votar. Esto si se asume que ellos pueden trasladarse y conseguirlas, cuando muchos no tienen automóvil y el transporte público o compartido no existe en áreas rurales del Estado. Electores sin acceso a internet o a una tarjeta de crédito no pueden comprar estampillas en línea y si lo hacen ellos deberán comprar innecesariamente un incosteable paquete de estampillas (alrededor de $10), porque no es posible comprar sólo una.

Para empeorar la situación, los votantes deben adivinar cuántas estampillas utilizar, pues las boletas varían en tamaño y peso; de manera que deben añadir estampillas extras -potencialmente innecesarias- solo para evitar el riesgo de quedar excluidos del voto. En vano es mencionar que poca gente posee una báscula de franqueo”, declara en parte la demanda.

PARA UNA NOTA EN RECUADRO


Falta material en español

El Comité de Abogados por los Derechos Civiles en Virtud de la Ley en nombre de varias organizaciones presentaron una demanda de emergencia en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Georgia. Los demandantes exigen que el condado de Gwinnett proporcione solicitudes de boletas en ausencia bilingües a los votantes de habla hispana.

Buscan remediar las solicitudes que los funcionarios electorales enviaron recientemente en inglés solamente a los votantes, en violación de la ley federal.

Los votantes de habla hispana con dominio limitado del inglés del condado de Gwinnett tienen derecho a recibir materiales electorales en español, incluidos los formularios de votación, como la solicitud de voto en ausencia, en virtud de las Secciones 203 y 4 (e) de la Ley de Derechos de Votación de 1965.

El hecho de no enviar la versión en español del formulario viola estas disposiciones de acceso a idiomas minoritarios de la Ley de Derechos Electorales.

Tampoco hay una versión en español del formulario disponible para descargar desde el sitio web de la Secretaría de Estado y en la página del condado no está muy claro su hallazgo.

Esto prácticamente garantiza que la mayoría de los votantes que buscan la versión en español experimentarán grandes dificultades para encontrar el formulario en el sitio web.

“La versión en español del condado de Gwinnett, que nuevamente se encuentra al hacer clic en el cuadro en la parte inferior de la página, tampoco es una traducción precisa de la versión en inglés del formulario del estado”, dicen los querellantes.

 PARA OTRA NOTA EN RECUADRO

Direcciones incorrectas

Alrededor de 60,000 votantes de Georgia recibieron recientemente formularios de solicitud de boletas en ausencia con la dirección postal o de correo electrónico incorrecta.

Sin embargo, los funcionarios electorales dijeron que las solicitudes de boletas en ausencia se enviarán a sus destinos correctos, incluso si los votantes las envían a direcciones preimpresas que estaban incorrectas.

Los errores ocurrieron en los formularios de solicitud de boletas en ausencia enviadas por correo a los 6.9 millones de votantes activos de Georgia por la oficina de la Secretaria de Estado la quincena, en un esfuerzo por alentar al electorado a ejercer su derecho cívico durante la pandemia de coronavirus.

El problema afectó a los votantes en el condado de Troup en el oeste de Georgia y el condado de Dawson al norte de Atlanta.