ACLU of Georgia

Instan a Clayton a no Trasladar Centros de Votación

El Nuevo Georgia | October 11, 2019 

Woman standing at voting booth

La Unión Americana de Libertades Civiles—ACLU-, por sus siglas en inglés de Georgia, envió una carta a la Junta de Elecciones y Registro del Condado de Clayton instándola a revertir su decisión de trasladar un centro de votación a una estación de policía. 

 

Trasladar un lugar de votación a una estación de policía es una violación probable de la Ley de Derechos Electorales, que prohíbe cualquier intento de “intimidar, amenazar o coaccionar a cualquier persona para que vote o intente votar”.

Obligar a los votantes a emitir su voto bajo la mirada de acero de los agentes armados de las fuerzas del orden público casi equivale a la intimidación de votantes patrocinada por el gobierno. 

Esto es especialmente preocupante dado el hecho de que este lugar de votación sirve a una comunidad negra mayoritaria.

En el pasado no tan lejano de este país, los agentes de la ley abusaron de su autoridad para impedir que los negros ejercieran su sagrado derecho constitucional al voto. 

En otros casos, los negros fueron asesinados por facciones que se negaron a dejarlos votar. 

En enero de este año, el Atlanta Journal-Constitution informó que, “a fines de julio de 1946, los linchamientos de cinco afroamericanos en Georgia fueron titulares nacionales…El primer asesinato fue de Maceo Snipes, afroamericana Veterano de la II guerra mundial. Snipes fue asesinado en el condado de Taylor, en represalia por atreverse a votar en una elección primaria en todo el estado…”

Colocar un lugar de votación en una estación de policía impide y disuade a los votantes de ejercer su derecho constitucional a elegir a sus líderes. 

Este es solo un ejemplo de la intimidación de votantes en toda Georgia, que incluye la presencia de agentes de policía uniformados en los lugares de votación, los desafíos infundados a la residencia de ciudadanos estadounidenses y la obligación de que las personas mayores abandonen un autobús porque viajaban a las urnas.

“La intimidación de los votantes es ilegal según la ley federal”, dijo Sean J. Young, director legal de la ACLU de Georgia. |

 

“Al colocar un lugar de votación en una estación de policía, las autoridades ignoran la historia de un siglo de hostigamiento y arresto de votantes negros por parte de agentes de la ley”, dice la carta.