ACLU of Georgia

No Restringir Protestas, Piden a Autoridades del Capitolio

By El Nuevo Georgia | Febrero 15, 2018

Capitol police officers talking with protestors

La Unión Americana de Libertades Civiles—ACLU-, Georgia, dirigió una comunicación al Capitán Lewis Young de la División de Policía del Capitolio en Atlanta, en respuesta a informes inquietante de que la policía que resguarda ese lugar podría haber infringido inconstitucionalmente la libertad de expresión de ciertos activistas en las aceras de la Plaza del Capitolio.

 

“El pasado miércoles 31 de enero de 2018, miembros de la División de Policía del Capitolio de Georgia dispersaron a unos 20 activistas que portaban letreros y ejercitaban su derecho de libertad de expresión en la acera pública frente a la entrada ceremonial del Edificio del Capitolio del Estado de Georgia en la calle Washington”, escribió la ACLU de Georgia.

ENG february 15 2018 2

“Durante siglos, las aceras han sido uno de los lugares tradicionales donde los ciudadanos preocupados han ejercido sus derechos de la Primera Enmienda … Si estos informes son ciertos, entonces sus funcionarios probablemente hayan violado la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos”, continúa diciendo la carta.

 

Los activistas reprimidos hacen parte de Woke Wednesdays, una manifestación programada para tener lugar todos los miércoles de 12:30 p.m. a 1:00 p.m. en el Capitolio del Estado de Georgia, mientras que la legislatura está en sesión.

 

“La libertad de expresión es esencial para la democracia”, declaró Sean J. Young, Director Legal de la ACLU de Georgia.

 

“Agradecemos a la policía del Capitolio por mantener seguros los terrenos de Capitol Square. Sin embargo, la policía debe cumplir con sus responsabilidades mientras protege nuestra democracia y garantiza que todas las personas puedan ejercer sus derechos bajo la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos”, concluye la misiva.

 

Desde hace un par de años, las manifestaciones públicas en las escalinatas frente al capitolio estatal fueron prohibidas, y en su lugar, el gobierno construyó en la parte de atrás del edificio de la legislatura la llamada ‘Plaza de la libertad”, para que se lleven a cabo todas las reuniones y asambleas públicas de la comunidad.