Se Oponen a Leyes Anti Inmigrantes

By Rafael Navarro | El Nuevo Georgia | Enero 31, 2018

Share on print
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Press conference with ACLU of Georgia and other organizations

Miembros de la Cámara de Representantes y del Senado llevaron a cabo dos conferencias de prensa en los últimos días, al lado de líderes de organizaciones de derechos civiles y otra de manera conjunta expresando su oposición a la propuesta republicana de legislación solo en inglés, así como a otras iniciativas anti inmigrantes.


Varias piezas nocivas

Varias organizaciones entre ellas, la Asociación Asiático Americana para el Avance de la Justicia- Atlanta, La Asociación de Funcionarios latinos Electos—GALEO, la Unión Americana de Libertades Civiles-ACLU; la Colación de Agencias y Servicios de Refugiados—CAIR, junto a varios representantes estatales, rechazaron varios proyectos de ley por ser nocivos no solo para los inmigrantes sino para la economía de Georgia.

Las piezas propuestas son la HB 66 que busca imponer un impuesto sobre las remesas que salgan desde el estado de Georgia a otros países, esta iniciativa fue vencida en las sesiones del año pasado.


La SB 161, que exige que las licencias de conducir tengan un aspecto diferente para nuestros las personas que no sean ciudadanos americanos, también fue derrotada en la sesión pasada cuando se le introdujeron varios cambios.


Y la más controversial es la SR 587, que requería que todos los documentos oficiales del estado sean escritos solo en inglés.


Esta iniciativa ha sido presentada en los últimos 12 años y ha sido derrotada consecutivamente.

ENG january 31 2018 2


Afectan la economía

 “Los proyectos de ley que mis colegas y yo estamos discutiendo hoy son igualmente antiamericanos y afectarían negativamente la economía de Georgia, eliminarían las oportunidades para que nuestro estado atraiga potencias económicas como Amazon y traicionarán los fuertes lazos que tenemos con los miembros de nuestra familia, vecinos, compañeros de trabajo y empleados de todo el mundo que ahora llaman a Georgia su hogar”, dijo el consejo de política para ACLU-Georgia Christopher Bruce.


“La combinación de estos proyectos de ley no revelan los principios y valores fundamentales de nuestra nación. Estos proyectos parecen surgir directamente de la década de 1930 y 40 cuando la generación más grande luchó en Europa para liberar a las personas de Alemania del Este que vivían detrás de una pared, anhelando ser libres”, dijo Bruce.


Y agregó que, Georgia tiene un trabajo serio que hacer para continuar el viaje y crear una unión más perfecta. “Debido a nuestro trabajo en conjunto, Georgia es el mejor estado de la nación en lo que respecta a hacer negocios”, anotó.


Para el representante estatal por el distrito 99 Pedro Marín, legislaciones como el solo inglés, tiene un futuro muy escaso.


“Yo creo que son piezas donde el auspiciador o las personas que firman pueden ir a los distritos y decirle a sus electores, qué americanos soy porque estoy tratando de hacer que todo sea en inglés”, dijo Marín.


El legislador dice que aprobar un proyecto como ese sería darle un golpe fuerte al propio estado que está buscando más inversión de compañías a nivel nacional.


“…eso sería un ojo morado para todo el estado de Georgia que está tratando de atraer a inversionistas como Amazon de 5 billones de dólares en la inversión, cuyo dueño es hijo de inmigrantes…”


Un proyecto inconstitucional

Douglas Rohan, uno de los abogados que hizo presencia a una de las reuniones en contra de las piezas propuestas, al referirse al “Solo inglés”, no vaciló en decir que se trataba de una ley inconstitucional de llegar a ser aprobada y firmada por el gobernador.


“La ley da el beneficio de cualquier idioma, cualquier lenguaje, por ejemplo en las cortes, en los hospitales, los servicios tienen que proveerse a todos, no importa el país de origen, cuando ellos presentan estos proyectos en la cámara, están diciendo que no queremos servir a una comunidad particularmente,  a un país de origen”.


Al hacer referencia a quienes son de Puerto Rico y no hablan o entienden bien inglés, anotó que se les vulneraba el derecho a la igualdad que tienen como ciudadanos americanos de nacimiento que son.


“Podemos decir que esto no es solo una lucha en contra de las personas que son de origen hispano, eso es en contra de todas las personas no importa de cuál país viene”

Dijo que en el peor de los escenarios, a las personas se les dificultaría sacar sus licencias de conducir, por ejemplo, pero a los republicanos y a todo el estado les iría peor, porque se podría echar a perder un posible negocio con Amazon, y luego tener que enfrentarse a una batalla legal por la inconstitucionalidad de la ley.


El inglés ya es oficial

El líder de la minoría del Senado de Georgia, Steve Henson, dijo que “Tal como está, el inglés ya está designado como el idioma oficial de Georgia.”


“Esta legislación discriminatoria eliminaría las disposiciones existentes que permiten que los documentos estatales oficiales se traduzcan a múltiples idiomas. Esto incluiría las boletas de votación, las pruebas de licencia de conducir y los formularios del gobierno”, anotó.


Henson, afirmó que esta legislación es un esfuerzo de los republicanos por los distraer a los georgianos de sus distritos de los asuntos verdaderamente importantes.


“Nunca escuché a alguien quejarse de ir al tribunal de sucesiones y no poder hacerse cargo del patrimonio de su madre porque todos los formularios también se ofrecen en un idioma extranjero. Deberíamos enfocarnos en expandir Medicaid, crear empleos y salvar vidas”.


Los demócratas del Senado y la Cámara de Representantes también instaron a los miembros de la Asamblea General a considerar las implicaciones económicas de este proyecto de ley, argumentando que enviaría el mensaje equivocado a las empresas interesadas en mudarse a nuestro estado.


La representante Bee Ngyuen recordó a los asistentes que 6 de nuestras 17 empresas de Fortune 500 en Georgia fueron fundadas por inmigrantes, declarando que “proteger nuestra reputación como un estado acogedor atraerá, retendrá y producirá una fuerza laboral más fuerte”.